lunes, 24 de marzo de 2014

Nació mi nombre

24 de marzo
Día Nacional de la Memoria
por la Verdad y la Justicia

Un cuento sobre el derecho a la identidad

Nació mi nombre


En el pueblo Sin Nombre todos se conocían y se mencionaban unos a otros diciendo: vos, nena, chico, verdulero, hijo del carnicero, la chica que vive frente al semáforo, la que camina con tranco de alambrador, la viuda del de la nariz torcida.
A medida que el pueblo fue creciendo empezaron las confusiones. Cuando pusieron tres semáforos una vecina le comentó a otra:
– ¿Sabías que la chica que vive frente al semáforo…?
– ¿A qué semáforo…?
– El que está a la vuelta de la carnicería.
– ¿De cuál carnicería?
– ¡Estoy hablando de la chica que vive frente al semáforo que está a la vuelta de la carnicería, de la que está enamorado el chico que vende pan! -contestó furiosa la vecina porque no la comprendían.
La noticia de tener un enamorado llegó a todas las chicas que vivían frente al semáforo y tenían una carnicería cerca.
– ¿Sabías que el que vende pan está enamorado de vos?
– ¡No, de vos!
– ¿De mí?
– ¡No, de ella!                                                                                           
Once jóvenes hermosas salieron a recorrer las tres panaderías y  ese día se vendió más pan que el acostumbrado. A las primeras once se le agregaron otras once, que vivían a media o una cuadra de los semáforos porque les llegó la noticia que “el que vende pan está enamorado de una señorita que vive por la zona del semáforo”. Todo el pueblo está en “la zona” de alguno de los tres semáforos, así que la tranquilidad pueblerina se convirtió en un alboroto cuando todas las jóvenes salieron en busca del enamorado.
Los chicos que vendían pan tomaron diferentes actitudes:
Los que estaban enamorados y se sintieron cohibidos no dijeron una palabra.
Los que no estaban enamorados, pero se sintieron halagados ante tantas bellezas se peleaban por ser el elegido: “el chico de la panadería enamorado soy yo”. “No, soy yo, tengo de testigo a  todos los vecinos que me han visto pasar por los semáforos”. “El que pasa diariamente por el semáforo soy yo y deseo que esté rojo muchas horas para ver salir a mi amada”.
A los panaderos se sumaron otros jóvenes -y no tan jóvenes- que buscaban novia y aunque hasta ese momento trabajaban ordeñando vacas o de payasos en fiestas infantiles, cambiaron rápidamente de oficio y se ofrecieron para trabajar en las panaderías, en algunos casos sin recibir pago, ¡porque hallar el amor no tenía precio!
El conflicto era cada vez mayor. Tuvieron que llamar al Juez que, por suerte, era uno solito que había llegado a aquel lugar tranquilo para no tener pleitos en su profesión. El juez después de escuchar cientos de comentarios y testimonios llegó a una conclusión:
– Las posibilidades de encontrar la pareja de enamorados está entre unos cincuenta jóvenes y otras tantas señoritas, ¡una cuestión imposible de resolver! Desde hoy dispongo que para evitar nuevas complicaciones, llamemos a cada uno por su nombre.
El juez que era muy práctico los puso a todos en fila y los identificó:
Trenza Semáforo.
Flequillita Semáforo.
Orejota Semáforo.
Y así siguió la lista, cada una con su nombre y apellido Semáforo.
A los caballeros los bautizó:
Chueco Panadero.
Rubio Panadero.
Narigueta Panadero.
Y así siguió la lista, cada uno con su nombre y apellido Panadero.
La cuestión se aclaró. Había muchos Panadero y muchas Semáforo, pero una sola “Pequitas Semáforo” y un solo “Sonámbulo Panadero”.
Prosiguió el Juez con sus indicaciones:
– Desde ahora en adelante, cualquiera que nombre a otro lo debe identificar con su nombre y apellido. De esta manera se previenen malos entendidos.
Y tac, toc, toc, toc, tac….puso sellos allá y acá, ¡lo que les costó un alto precio a las Semáforo y a los Panadero!, pero como eran muchos lo pagaron entre todos y el juez tuvo la esperanza de que nuevos pleitos surgieran.
Con el tiempo hubo cada vez más nombres y más bellos que los que puso el juez porque  surgieron de momentos mágicos que en el pueblo Sin Nombre se cuentan así:

Una  madrugada  nació esta linda morena de ojos grandes. Por la ventana su mamá  veía las flores mojadas por la humedad. Los ojos de la mamá también se humedecieron entonces los árboles y el paisaje entero recibieron gotitas de ese amor materno. La mamá, al ver cómo las gotas iban y venían de sus ojos grandes a la tierra, de la tierra al cielo… sintió una emoción que se hizo palabras y le habló al oído a su pequeña:
 – Desde hoy todos te conocerán por tu nombre Rocío del Cielo.


Así fue como la linda morena y otras niñas y niños comenzaron a tener nombres con historia, como te pasa a vos y me pasa a mí. Una historia que quiere salir cuando te nombran: Carlos, Mariana, Pablo, Pilar…una historia que podés contar.


Para ver el vídeo que hicimos con Sandra Luz y Pilar seguir el enlace:
DERECHOS

Propuestas para trabajar la identidad en Mi Sala Amarilla

7 comentarios:

  1. Està genial! Es un cuento precioso.Gracias por compartir. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ana, como siempre un trabajo fantástico. Me ha encantado el cuento. Lo utilizaré con mis niños cuando volvamos a trabajar los derechos de los niños. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. HOLA

    VENGO DE BLOGS AMIGOS, PASEANDO COMO HAGO SIEMPRE PARA APRENDER, ENRIQUECIENDO EL CONOCIMIENTO, ES LO QUE MÁS ME GUSTA... ADEMAS DE ESCRIBIR QUE ES MI PASIÓN.

    TU CUENTO ES PRECIOSO Y ME RECUERDA A MI BLOG NIÑA BELLA EN EL QUE PUBLICO UN POCO DE TODO DEDICADO A LOS NIÑOS: POEMAS, CUENTOS MIOS, CUENTOS CLÁSICOS...

    ME QUEDO POR ACÁ, TE INVITO A MI BLOG PRINCIPAL

    lujanfraix.blogspot.com

    O AL DE NIÑOS

    lujanfraixrecuerdos.blogspot.com

    AHORA TENGO LOS COMENTARIOS CERRADOS POR CANSANCIO, PERO YA VOLVERE.


    BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Luján!!! Con gusto pasaré por tus blogs a leer!!! Y por supuesto a seguirlos!

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. "Con el tiempo hubo cada vez más nombres" ¡Vamos por los que faltan!! Hermosa historia Ana Gracia! Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual Marcela querida, por más nombres, por los que faltan!!!
      Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar