jueves, 13 de febrero de 2014

Texto teatral: La Bufanda Humanitaria (adaptación del cuento)

                                                        Ilustración Pilar Argés
                                       

Personajes:
Viejo Invierno
Joven Primavera
Eulalia
Flavia
Gato Torcuato
Ratoncito Ñato
Grupos de personas que duermen en la calle: ancianos – niños
Hadas
Gatos
Ratones

Viejo Invierno – ¿Saben quién soy? Seguro que me conocen, soy famoso porque hago brrrr temblar de frío. Mucha gente se esconde y me mira desde las ventanas. A mi paso los árboles me extienden una bella alfombra de hojas. Este año regresé para hacerles castañetear los dientes y helar los pies. Ah, pero aunque ustedes no lo crean, con esta cara de gruñón que tengo, me gustaría que celebraran mi llegada y me recibieran en la plazas y en las calles como hacen con la Joven Primavera.

(Entra a escena la Joven Primavera)

Joven Primavera – (danza alrededor del Viejo Invierno) ¿Mirarte detrás de las ventanas?; ¿temblar de frío? ¡Se comenta amigo que eso ya no va a ocurrir más desde que las hermanas Pascualini y el señor Ledesma se encontraron!

Viejo Invierno – ¿Qué decís? No hay nada en el mundo que pueda hacer detener mi poder de congelar en un segundo a perros, pájaros… Hasta las aguas del mar cambian con mi presencia. Y aunque ese poder que tengo me gusta, debo confesarte que deseo que la gente hable bien de mí y me esperen como te esperan a vos.

Joven Primavera – Ya sé que parecés muy frío, pero hay algo en el mundo que te puede hacer cálido…

Viejo Invierno – ¿Y qué cosa puede ser capaz de detener el frío que traigo? (sopla fuerte) ¡Estoy preparado para escarchar hasta en la cueva de un  ratón!

Joven Primavera – ¿La cueva del Ratoncito Ñato?, ¡no lo creo!

Viejo Invierno – ¡Ñato o narigón, todas las narices se resfrían cuando aparezco!

Joven Primavera – Pero eso ha cambiado con las famosas hermanas Pascualini…

Viejo Invierno – (Interrumpe) ¡Contá de una vez quiénes son ese Ledesma, las hermanas y el ratón!

Joven Primavera - ¿Y del gato también querés saber?

Viejo Invierno – ¿También hay gato encerrado?

Joven Primavera – ¡No, este anda por los techos, por cualquier lado!

Viejo Invierno – (Desesperado) ¡Contá que si seguís dando vueltas va a llegar el verano!

Joven Primavera – Te presento a las hermanas Pascualini, tejedoras como ellas ya no hay. (Entran a escena Eulalia, Flavia, el gato y el ratón Ñato. Las hermanas tejen, mientras el gato y el ratón desovillan la lana).
Una derecha, la otra zurda, cada una con una aguja tejen el mismo saco y veinte gorros mientras esperan que hierva el agua para el té. Ellas son así: tejen a la par y si una empieza a hablar, la otra la idea la va a terminar.

Eulalia – ¡Vení Torcuato…!

Flavia – a desovillar un rato.

Eulalia – Se escapó un punto, necesito…

Flavia  – tu ayuda lindo gatito.

Joven Primavera – Las tejedoras Pascualini han ganado una merecida fama, por eso tienen mucha clientela. Les piden un tapado, una frazada o un sombrero alado y ellas tejen hasta cuando hacen los mandados. Claro que tienen dos excelentes ayudantes: el gato Torcuato y el Ratoncito Ñato, expertos en hallar puntos invisibles, saltarines e incorregibles, y colocarlos en el lugar del tejido del que se han ido.

(El ratón y el gato hacen piruetas con lo ovillos, juegan a embocar la lana en un canasto, las usan como pelotas y arman un partido de fútbol corriendo alrededor de las tejedoras).

Joven Primavera – Entre los clientes tienen uno especial, el señor Ledesma.

(Entra a escena Ledesma. Llega en una bicicleta colorida. Se anuncia tocando la bocina de su bicicleta).

Ledesma – ¡Eulalia, Flavia!  ¡Torcuato, ratón Ñato! ¡Vengo a  buscar otra bufanda!

Eulalia – ¿Otra bufanda…

Flavia – quiere llevar?

Eulalia – Ayer le hicimos una.

Flavia – Y antes de ayer otra.

Ledesma – ¡Sí,  muchas, muchas bufandas necesito!

Joven Primavera – A las hermanas Pascualini las intrigó la actitud de Ledesma y, mientras una manejaba con pericia la aguja derecha y la otra con destreza la aguja izquierda, Eulalia expresó una idea que Flavia concluyó.

Eulalia – ¿Para qué quiere tantas…

Flavia – bufandas?

Eulalia – Si tiene un solo…

Flavia – cuello

Eulalia – ¿Dónde las guarda o ...

Flavia – las expone?

Eulalia – ¡Tal vez es un…

Flavia – coleccionista de bufandas!

Joven Primavera – Hasta que un día, después de la bufanda 313, las hermanas Pascualini decidieron saber qué sucedía.

Flavia – Torcuato dejá de jugar con…

Eulalia – el ratoncito Ñato.

Flavia – Preparate que esta noche…

Eulalia – salimos a ver qué hace el señor Ledesma.

(El señor Ledesma entra a escena andando en bicicleta. Ingresan al escenario grupos de personas que se ponen a dormir en el piso, otras en bancos de plazas. También ingresan hadas. Las hermanas Pascualini, el gato y el ratón siguen a Ledesma,  escondiéndose detrás de los árboles. Ellas van en patineta. El gato y el ratón  llevan  bolsas con lana y agujas. Ledesma tiene puesta una bufanda).

Viejo Invierno – ¡Pero qué hacen estos locos con tanto frío a esta hora de la madrugada! Después me echan las culpas a mí si se enferman. Tienen que estar en la cama porque en un ratito se van a helar los charcos  y caerá nieve cerca de las montañas.

Joven Primavera – Esperá que estás a punto de ver algo sorprendente. Si en el mundo se multiplican las hermanas Pascualini, Ledesma y sus ayudantes,  podrás andar por la calle rodeado de gente feliz que espera tu llegada de la misma manera que la mía.

Viejo Invierno - ¿Sí? Hace tantos años que escucho que todos se quejan de mí, Para transformar mis días grises en soleados sólo puede lograrlo algo mágico…

Joven – ¿Magia, solidaridad, justicia? Que cada uno lo llame como quiera…

(Música. Luz tenue. Ledesma se detiene frente a un anciano que duerme en la vereda y lanza la bufanda haciéndola girar en el aire. Un grupo de hadas toman la bufanda y danzando se la  enroscan en el cuello del hombre. Las hermanas miran asombradas la escena).

Eulalia  – ¡Oh, el señor Ledesma es un amaestrador…

Flavia – de bufandas!

Eulalia – ¡Experto en detectar…

Flavia – desamparados!

Eulalia – ¡No paremos de tejer!

Flavia – ¡No podemos parar, hay que ayudarlo!

Eulalia – ¡Todos los gatos que andan por los techos…

Flavia – ayuden a desovillar!

Eulalia – ¡Y que también vengan…

Flavia – los ratones!

(Entran a escenas grupos de seres fantásticos: gatos y ratones de diversos colores. Traen ovillos de lana. Trabajan ayudando a las tejedoras. Las hermanas tejen con habilidad y rapidez. Ledesma saca otra bufanda, se detiene frente a un grupo de niños y  repite la escena de lanzarla al aire para que las hadas la tomen y, danzando, se la coloquen a un niño, los demás miran).

Eulalia – ¡Oh, el señor Ledesma es un especialista…

Flavia – en dar calor al mundo!

(Ledesma se para frente a un grupo de niños, pensativo).

Eulalia – ¡Señor Ledesma, usted es un abrazador…

Flavia – de cuellos fríos!

Eulalia – Por eso hemos tejido…

Flavia – esta larga bufanda.

Todos  los ratones – Nosotros ayudamos con los bigotes

Todos los gatos – las colas y las patas

Todos los ratones, hadas y Eulalia – ¡a tejer la Bufanda

Todos los gatos, hadas y Flavia – humanitaria!

(De una bolsa sacan una gran bufanda multicolor. Entre todos la toman y se la entregan a Ledesma)

Todos los ratones, hadas y Eulalia – ¡para que el mundo esté más

Todos los gatos, hadas y Flavia – abrigadito!

(Escena final. Todos los personajes recorren el escenario acompañando al señor Ledesma que lanza al aire la extensa bufanda. Eulalia, Flavia, Torcuato, el ratoncito Ñato y  los seres fantásticos: hadas, gatos y ratones, toman la Bufanda Humanitaria. Danzan y cubren las cabezas, hombros, pies, etc, de otros personajes de duermen en la calle).
                                           FiN



...pero no hemos terminado, ¿quieren carteles de presentación, programas y más ideas? Todo lo encuentran en el blog de Pilar Cuaderno de Colores


Entre todos La Bufanda Humanitaria dará la vuelta al mundo... Gracias por ser un tejedor/tejedora que acompaña con una vuelta más...

6 comentarios:

  1. Me encantó Ana, es un hermoso cierre para el proyecto.Felicitaciones a Pilar también por tan tierna ilustración.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Preciosa adaptación y magnífica la ilustración de Pilar. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. En cuento o en teatro, se mire como se mire es una preciosidad, Reitero mis felicitaciones, Ana. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y se abrió el telón!
    Felicitaciones a todas, me encantó, aplausos, besos y abrazos.
    Un beso abrigadito especialmente para Tihadamadrina.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó Ana! La verdad que se pasaron. Es una bella obra, el cuento también y los dibujos de pilar re tiernos :) Las felicito por el trabajo realizado.
    Más que seguro que muchos docentes van a llevar esta obra a sus clases ♥

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito!. Tienes un premio esperándote en mi blog ;) Un beso
    http://catacricatacrac.blogspot.com.es/2014/03/premio-dardos-catacricatacrac.html

    ResponderEliminar